Resguardo de la salud pública en un planeta con cambios acelerados

Introducción

La salud planetaria es un concepto propuesto por la Fundación Rockefeller-Comisión Lancet, para describir la afectación de la salud pública por la explotación desmedida de los recursos naturales. En este sentido, los descubrimientos científicos y tecnológicos, que sustentan el desarrollo económico y la disminución de la pobreza a nivel mundial (mayor capacidad de producir alimentos [mediante cultivo] y energía), comprometen la integridad de los ecosistemas.

De esta forma, el crecimiento acelerado de la población mundial se sostiene con el uso no sustentable de los recursos hídricos, forestales (pérdida de bosques tropicales), pesqueros y áreas de suelo fértil por degradación, y genera contaminación ambiental (liberación de dióxido de carbono [CO2] en la atmósfera, acidificación de los océanos y alteración de los ciclos biogeoquímicos del fósforo, nitrógeno y carbono, entre otros).

Estas alteraciones en los sistemas naturales redundan en la disminución de la biodiversidad. En contraposición, los avances antes mencionados han permitido aumentar la esperanza de vida y reducir la tasa de mortalidad infantil, una situación que nos interpela en el contexto de la degradación de los ecosistemas y el surgimiento consecuente de enfermedades.



Alteración de los ecosistemas: compromiso de la salud física y mental

La salud no sólo se encontrará comprometida por el descenso en el valor nutricional y variedad en la alimentación, sino por el surgimiento de enfermedades infecciosas como consecuencia de las modificaciones efectuadas por el hombre en el medioambiente

La utilización no sustentable de los recursos naturales afecta el estado nutricional de la población mundial. En este sentido, la disminución de la biodiversidad, en particular, de los insectos polinizadores, que permiten la dispersión de plantas, determinará una mayor susceptibilidad a las enfermedades no transmisibles, debido a la reducción en el consumo de verduras, frutas, semillas y nueces, el cual es esencial para lograr un estado nutricional adecuado (niveles de vitamina A y folato, entre otros).

Asimismo, el valor nutricional de los alimentos de primera necesidad respecto sus componentes: minerales esenciales (zinc y el hierro) y proteínas, disminuirá por el efecto de los niveles crecientes de CO2 en los cultivos. Esta disminución afectará de manera particular a poblaciones vulnerables como embarazadas y niños menores de 5 años, los cuales consumirán un menor porcentaje de hierro en sus alimentos. Asimismo, el CO2 y el ozono, como gases de invernadero, influyen en el cambio climático, por lo cual se provocará una reducción significativa en la obtención de alimentos a nivel mundial (se ha postulado que la mayor escasez se observará en las regiones tropicales).

La disminución de los recursos pesqueros (1% anual en el transcurso de 20 años) afectaría a las poblaciones cuya alimentación se sustenta en la utilización de este recurso (1 billón de personas).

Por otra parte, en diversas regiones, la capacidad de producción de alimentos disminuirá debido a que los recursos acuíferos y de suelo fértil resultarán insuficientes. Cabe destacar que la salud no sólo se encontrará comprometida por el descenso en el valor nutricional y variedad en la alimentación, sino por el surgimiento de enfermedades infecciosas como consecuencia de las modificaciones efectuadas por el hombre en el medioambiente.

En este sentido, el aumento en la concentración de fósforo y nitrógeno (uso de fertilizantes) dispersado por el agua en áreas de suelo distantes de las destinadas a cultivos, la deforestación, la implementación de sistemas de irrigación y la construcción de represas producen una alteración significativa en los ecosistemas, la cual puede ser propicia para la propagación de enfermedades como la malaria y la esquistosomiasis. En concordancia, se ha postulado que la pérdida de biodiversidad aumenta la susceptibilidad de los individuos a la infección por nuevos vectores de enfermedades.

En ese contexto, actividades como la caza de animales silvestres o la explotación agrícola aumentan la probabilidad de contacto con enfermedades infeccionas presentes en los animales y transmisibles al hombre. Asimismo, las consecuencias de la actividad económica (contaminación ambiental, disminución del número de especies polinizadoras y aumento en el nivel de los océanos) puede comprometer la calidad de la alimentación, la salud cardiovascular y respiratoria.

En particular, el mayor consumo de almidón en los alimentos debido a la disminución de proteínas, provocada por los niveles elevados de CO2, aumenta la propensión a experimentar enfermedades cardiovasculares al igual que la pérdida en la calidad nutricional de la dieta (menor ingesta de alimentos beneficiosos para la salud), lo que redunda en un incremento de cáncer, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Es importante mencionar que la mayor incidencia de estas enfermedades y condiciones que afectan el sistema respiratorio (enfermedad pulmonar obstructiva y cáncer de pulmón) estarían provocadas asimismo por la contaminación del aire, el suelo y el agua.

En particular, el aumento de los niveles de ozono en el aire puede comprometer el normal funcionamiento del sistema respiratorio. Además, el incremento en la salinidad del agua destinada al consumo, debido al avance del mar en regiones costeras, determina un aumento en la incidencia de hipertensión, hipertensión gestacional y preeclampsia.

Por otra parte, la alteración de los sistemas naturales producida por sequías, incendios, períodos con temperaturas muy elevadas e inundaciones, los que constituyen eventos propiciados por el cambio climático en los que se puede apreciar el efecto de la actividad económica, comprometen la estabilidad emocional de las personas que los padecen (incidencia de estrés y trastorno de estrés postraumático, ansiedad y depresión).

En este sentido, las personas que deben trasladarse a otras regiones debido a las condiciones antes mencionadas y a otras situaciones adversas, como la escasez de alimentos y de recursos naturales, el aumento en el nivel del mar o las guerras civiles, constituyen una población vulnerable respecto del contagio masivo de enfermedades, desarrollo de trastornos psiquiátricos y psicológicos, compromiso de la salud física y sexual y nutrición deficiente.

Cabe destacar que las consecuencias del cambio climático son difíciles de contrarrestar en el corto plazo, sin embargo, existen diversas medidas como el comercio de alimentos (alternativa a la pérdida de los cultivos) o la utilización de telas mosquiteras en la prevención de la malaria (producto del calentamiento global), que pueden mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más afectadas.

Estas medidas deben complementarse con cambios conductuales y culturales, inversión en infraestructura y tecnología, distribución de la riqueza y la implementación de una gestión pública eficaz.

Asimismo, se deben evaluar las consecuencias del desarrollo económico (generación de energía [a partir de combustibles fósiles y represas], utilización de agua dulce [sistemas de irrigación] y deforestación [generación de áreas cultivables], entre otros), el cual beneficia a las grandes ciudades y puede ir en detrimento de las poblaciones circundantes (contaminación del aire y aumento en la probabilidad de contraer enfermedades infecciosas).

Dicha evaluación será fundamental para ponderar los peligros potenciales para la salud y el medioambiente y proponer las soluciones posibles que promuevan un mejor manejo de los sistemas naturales y la igualdad de condiciones entre poblaciones.

Este modelo de valoración de los problemas y las soluciones en las comunidades, en el que se encuentran implicados los gobiernos, las industrias y las organizaciones no gubernamentales e internacionales, debe replicarse a nivel mundial, de manera de asegurar la salud planetaria de las generaciones presentes y futuras, con independencia del desarrollo económico y la región que se habita.

Por otra parte, la cooperación entre diferentes disciplinas como la ingeniería civil, urbanismo, agronomía y ecología, con la salud pública y epidemiología, permitirán alcanzar un enfoque integral de los cambios y dificultades que comprometen a la salud planetaria.

Conclusión

El desarrollo de las diferentes actividades del ser humano afecta a los ecosistemas de manera significativa y compromete la salud, el bienestar y la sustentabilidad del medio ambiente. En este sentido, la disminución de la biodiversidad, la utilización desmedida de los recursos naturales y la contaminación del aire, agua y suelos determinan la necesidad de un cambio conductual y cultural que se traduzca en la implementación de medidas para resguardar la salud planetaria de las generaciones presentes y futuras.

© IUCS
19/04/2018

Teoría de redes de los trastornos mentales

Introducción
El conjunto de síntomas de los trastornos mentales constituye la asociación de rasgos clínicos observados en la práctica médica, en la cual la manifestación de un síntoma puede provocar la incidencia de otra condición en una red que se reproduce en cada paciente, de manera específica y característica, en un contexto en el que los desencadenantes son diversos y son objeto de estudio de la psiquiatría y la psicología clínica (análisis estadístico de los datos recogidos).
Dicha red, construida a partir de nodos (síntomas) y sus conexiones, explica la psicopatología del trastorno mental y presenta un enfoque diferente de lo que se considera “problemas de la vida”, en contraposición a los criterios diagnósticos vertidos en el DSM-5 y el ICD-10, en los cuales las diversas alteraciones observadas en estos trastornos constituyen síntomas y por ende manifestaciones de una enfermedad.
En este sentido, se ha postulado que a diferencia de las enfermedades como el cáncer, en los trastornos mentales no existen mecanismos subyacentes indicativos del desarrollo de estas alteraciones, lo que representa la heterogeneidad de estas manifestaciones. Asimismo, los síntomas persisten en la red debido a un esquema de retroalimentación positiva, que los refuerza y determina el establecimiento del trastorno.
El objetivo del presente trabajo fue explicar mediante el modelo de redes las características y factores determinantes de los trastornos mentales y las estrategias terapéuticas posibles en su resolución.



Definición, características y tratamiento de los trastornos mentales
La psicopatología del trastorno mental es compleja, ya que se encuentra representada por una red de síntomas que interactúan de manera específica
La red que describe la naturaleza de un trastorno mental representa síntomas interrelacionados, de manera que la manifestación de uno de estos síntomas determina la generación de un nuevo rasgo clínico (como consecuencia del insomnio se produce fatiga), es decir, existe una conexión directa entre ellos y por ende en una sincronización en su activación.
Cabe destacar que la generación de la relación entre los síntomas en la red obedece no sólo a factores biológicos primarios (la imposibilidad de descanso nocturno provoca fatiga) o a su dependencia conjunta de los mecanismos homeostáticos que regulan las funciones en el organismo, sino asimismo a los condicionamientos sociales o psicológicos.
Dichos condicionamientos se encuentran fuera de la red y pueden ser los desencadenantes de los síntomas en esta estructura, como el estado depresivo provocado por la pérdida de una pareja. Asimismo, ciertos trastornos mentales como alucinaciones y delirio pueden correlacionarse con la presencia de alteraciones en los procesos cerebrales (factor biológico externo a la red).
Es importante mencionar que los síntomas en la red que explican el trastorno pueden encontrarse también en una relación indirecta, de manera que si consideramos que el paciente que presenta una alteración del sueño como el insomnio experimenta culpa, es posible que este sentimiento sea generado por su conexión directa con otros síntomas como dificultades cognitivas o pérdida de interés, los que son provocados en primera instancia por el insomnio. En consecuencia, la psicopatología del trastorno mental es compleja, ya que se encuentra representada por una red de síntomas que interactúan de manera específica.
Asimismo, la relación directa entre síntomas determina una manifestación conjunta de las características del trastorno mental, en la que cada nodo en la red se refiere a un rasgo clínico descripto en los manuales diagnósticos. No obstante, resulta fundamental para determinar esta correspondencia que los factores desencadenantes de los síntomas, que se encuentran fuera de la red, sean incluidos en los criterios enunciados en dichos manuales (alteraciones genéticas, psicológicas o en los procesos cerebrales, entre otras).
Es frecuente la asociación en la incidencia de síntomas de trastornos mentales diferentes
Cabe destacar que es frecuente la asociación en la incidencia de síntomas de trastornos mentales diferentes; es decir, si un paciente experimenta alteraciones cognitivas y fatiga, debido a que padece insomnio provocado por el trastorno de estrés postraumático (TEPT), los síntomas generados por la alteración del sueño se encuentran asimismo en la red que explica el trastorno depresivo mayor (TDM) y de ansiedad generalizada (TAG).
Por otra parte, el TEPT presenta una red de síntomas que se retroalimentan, debido a sus interconexiones fuertes, lo que permite la permanencia del trastorno en ausencia del factor desencadenante inicial, es decir, del episodio traumático, lo cual define el proceso conocido como histéresis.
No obstante, si las interconexiones son débiles, no se producirá dicho proceso y el paciente volverá a un estado de equilibrio, que en el modelo de red de los trastornos mentales explica la salud mental, en contraposición a la definición de este concepto que considera la desaparición de los rasgos clínicos particulares del trastorno.
De esta forma, las redes con interconexiones débiles o fuertes definen a una persona resiliente (es capaz de volver a su estado de equilibrio luego del estímulo del desencadenante) o vulnerable (susceptible de mantener el estado alterado en ausencia del desencadenante), respectivamente.
Es importante mencionar que los factores considerados en el criterio diagnóstico del DSM-5 concuerdan con los establecidos en el concepto de red, es decir, la presencia de síntomas específicos y de interacciones que determinan su existencia.
Sin embargo, el criterio diagnóstico del DSM-5 no contempla la relevancia fundamental de ciertos síntomas y del mecanismo de retroalimentación en la permanencia del trastorno mental. De esta forma, al utilizar el concepto de red en el diagnóstico de estos trastornos, el profesional médico podrá evaluar una serie de terapias posibles y determinar la estrategia de mayor eficacia en el control de los rasgos clínicos particulares de la red.
Dicha estrategia terapéutica está dirigida a contrarrestar de manera específica los síntomas identificados (administración de antipsicóticos en pacientes con psicosis inducida por el uso de drogas) y los factores desencadenantes (evitar el consumo de fármacos) y cambiar la dinámica de las relaciones entre síntomas en la red (uso de terapia cognitivo-conductual para controlar el delirio derivado de la psicosis, de manera de prevenir la conducta de aislamiento social).

Conclusión
El modelo de red de los trastornos mentales ofrece un marco teórico al aporte de nuevas investigaciones que aborden el componente neurocientífico, genético y psicológico de estos trastornos, es decir, que complejicen la estructura propuesta. Si bien este modelo puede reflejar las alteraciones en el funcionamiento de los mecanismos biológicos y psicológicos y en el desarrollo social, su utilidad, de acuerdo con los estudios exploratorios efectuados, se limita a trastornos mentales en los que se puede determinar un inicio y un estado estable (ausencia de fluctuaciones cíclicas como en la bipolaridad).
De esta forma, el concepto de red es susceptible de ser aplicado en la definición de las fobias, los trastornos de pánico, obsesivo-compulsivo, de alimentación, de abuso de sustancias, TAG, TDM y TEPT. Por otra parte, resulta fundamental efectuar estudios que evalúen la aplicabilidad del modelo de red a otros trastornos mentales que se desarrollan de forma gradual en el tiempo (trastornos de la personalidad y del espectro autista y, esquizofrenia), en los que los síntomas pueden estar conectados, pero interaccionan con diferentes factores como el contexto social en distintos períodos y por ende se produce la formación, dentro de las redes, de nuevas estructuras que explican la sintomatología. Cabe destacar que si bien el concepto de red de síntomas propone un esquema simple, representa una herramienta útil en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales.

© IUCS
04/04/2018

¿Que es Barceló Discovery?

Conocé "Barceló Discovery", la herramienta de investigación en línea en la que encontrarás todos los recursos de información de nuestra Biblioteca http://bit.ly/BarcelóDiscovery



© IUCS
12/03/2018

¡Somos parte de Universia!

Queremos compartir con ustedes que nuestra Universidad es parte del portal Universia y pueden acceder a recursos de la colección de nuestra biblioteca.

¿Que es UNIVERSIA?


Es un proyecto que promueve la educación superior inclusiva y el acceso al empleo. Actualmente constituye la red de Universidades más grande del mundo con la presencia de 1341 universidades, fomentando la participación de sus universidades y el desarrollo de sus proyectos, apoyando la introducción de las nuevas tecnologías, acelerando la implantación de proyectos claves, potenciando la competitividad y calidad del sistema educativo superior a través de las propuestas emanadas en el ámbito de las propias instituciones universitarias y propiciando el cambio cultural hacia la mencionada sociedad de la información.

Para acceder al portal INGRESE AQUI
© IUCS
05/02/2018

Una App que podría ayuda a diagnosticar esquizofrenia

Una aplicación móvil que registre un discurso, lo analice automáticamente y detecte, según los patrones del habla –cantidad de verbos usados por el hablante, coherencia discursiva- la probabilidad de padecer esquizofrenia. Con ese objetivo, directamente relacionado con la psiquiatría, trabaja abocado a temas de inteligencia artificial y neurociencias el doctor Diego Fernandez Slezak, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Computación (ICC, CONICET-UBA).



La herramienta aún está en fase de prototipo. “Conseguir datos por medio de los psiquiatras es fundamental para poder terminar de desarrollar la aplicación”, aclara el doctor en Ciencias de la Computación. Slezack está en conversaciones con médicos de varias instituciones, para tener la posibilidad de que los profesionales utilicen la App para tomar las entrevistas de los pacientes y, con esos datos, poder hacer los análisis en el laboratorio, con el objetivo de perfeccionar la capacidad predictiva.

¿Cómo surgió la idea? En 2014, cuando el equipo liderado por Fernandez Slezak publicó un paper en colaboración con gente de Columbia, sobre el análisis del discurso de 34 pacientes que habían concurrido a una guardia en Estados Unidos.

“Nos pasaron textos de potenciales pacientes esquizofrénicos –recuerda-, textos con las entrevistas que los psiquiatras les habían hecho en la guardia”. De esas entrevistas, los psiquiatras norteamericanos no habían podido diagnosticar a los pacientes más allá de identificarlos como “clínicamente de alto riesgo” (CHR), porque para el diagnóstico de esquizofrenia se necesita un seguimiento de meses de entrevistas y protocolos, a menos que el paciente que acuda a la guardia esté en medio de un brote.

“Lo que hicimos con esas entrevistas fue desarrollar un análisis automático de los textos y cuantificar los mensajes a través de ciertas características, y predecir qué pacientes de alto riesgo iban a desatar esquizofrenia”, rememora Fernandez Slezak. De aquellos 34 pacientes, cinco padecieron esquizofrenia: el cálculo del grupo a través de su método fue un ciento por cien efectivos.

Con esa experiencia a cuestas, el desafío, ahora, es validar la prueba con más cantidad de pacientes. Para convertir la idea en una aplicación móvil que pueda utilizarse para acortar los tiempos del diagnóstico en la práctica de los psiquiatras.

Fuente: Intramed

© IUCS
02/02/2018

¡Nos renovamos!

Conocé más sobre el logotipo y escudo ceremonial de Fundación Barceló 

© IUCS
27/12/2017
Comentarios y sugerencias acerca del blog:

bibliofb@gmail.com